En cuanto tengamos claro lo que es el ISBN, nuestras siguientes preguntas si estamos pensando en la autoedición de un libro serán: ¿qué es el Depósito Legal? ¿para qué sirve? ¿es obligatorio?… Haré todo lo posible en esta entrada para que todas estas cuestiones queden lo más claras posibles.

¿Qué es el Depósito Legal?

El Depósito Legal es la obligación de entregar a la administración un número  determinado de ejemplares de las publicaciones de todo tipo, reproducidas en cualquier soporte, por cualquier procedimiento para distribución pública, alquiler o venta.

En el caso de Andalucía, la Biblioteca de Andalucía es la encargada de recoger y conservar los ejemplares a través de los Registros Provinciales, bajo el control de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

Está regulado por la ley 23/2011, de 29 de julio.

¿Cuál es el objetivo del depósito legal?

El depósito legal tiene como objetivo la recopilación del patrimonio cultural e intelectual de cada país, con el fin de ponerlo a disposición de los ciudadanos. Se trata, pues, de un medio que garantiza la conservación de toda la producción editorial y debe ser contemplado como un bien democrático que asegura a los ciudadanos de hoy, y a las generaciones futuras, el acceso al legado intelectual con fines de información e investigación.

¿De qué obras se debe hacer Depósito Legal?

Hay muchas obras que son objeto del depósito legal, como revistas, memorias, anuarios, partituras, documentos sonoros… pero no quiero aburriros, así que prefiero ir a lo que en realidad nos interesa, que en este caso son los libros:

Se debe de hacer depósito legal de los libros y folletos en papel, cualquiera que sea su forma de impresión y estén o no destinados a la venta.

Y en esta parte es también interesante numerar cuáles son las obras que están excluidas del depósito legal:

  1. Las reimpresiones, que mantienen el número de depósito legal de la edición que reproducen,
  2. Publicaciones destinadas a concursos de promoción o traslado de los cuerpos o escalas de las distintas administraciones públicas,
  3. Publicaciones de impresión bajo demanda,

¿Quién está obligado a realizar el Depósito Legal? ¿Cómo se solicita?

La nueva ley confiere un papel destacado al editor, como “sujeto depositante principal” y este deberá depositar todo lo que se edita en España, aun cuando no haya sido producido o impreso dentro del territorio nacional. Para ello en primer lugar tiene que solicitar un número de depósito legal en la Oficina de la provincia donde tenga el editor la residencia o sede social.

¿Cómo se compone el depósito legal?

El número del depósito se constituye con los siguientes elementos:

– La mención expresa de “depósito legal”, DL.

– La sigla correspondiente a cada provincia o localidad.

– El número de inscripción que corresponda al depósito. Al final de cada año se cierra la numeración iniciándose de nuevo al comenzar el año siguiente.

– El año de constitución del depósito.

El Depósito Legal está constituido por la sigla de la provincia en la que se registre, el número de inscripción que corresponda y el año de registro. Un ejemplo: Depósito Legal: GR-773/17

A los dos meses, y siempre antes que la obra sea distribuida, se deberán depositar los ejemplares de la publicación en esa misma Oficina.

En los libros y folletos el número de Depósito legal figurará en la misma hoja que el ISBN, en el reverso de la portada o en la portadilla. Sin este requisito, las obras no serán admitidas en las oficinas del Depósito Legal.

¿A qué bibliotecas van destinadas las obras provenientes del depósito legal?

La Biblioteca Nacional de España es el centro que recoge el conjunto del depósito legal de España. Las Comunidades Autónomas fijan cuales son sus centros conservadores. Normalmente hay una biblioteca central en cada Comunidad que acoge lo recibido en sus Oficinas de depósito legal y bibliotecas públicas que reciben lo depositado en la Oficina de su provincia.

sfl_qonmy00-janko-ferlic

¿Qué pasa si no se hace el Depósito legal?

Se comete una infracción. Son infracciones:

  • La publicación de una obra sin haber pedido el número de Depósito  legal.
  • La publicación de una obra con el número de Depósito legal falso o incompleto.
  • No haber entregado los ejemplares.
  • No comunicar a la oficina correspondiente el aplazamiento o anulación de una edición.

Si comete estas infracciones, el editor (impresor, productor, duplicador, etc.) puede ser objeto de sanción. La Oficina del Depósito Legal le comunicará que, en el plazo de un mes, debe entregar los ejemplares o responder haciendo un descargo.

Si pasado un mes la oficina no recibe respuesta, se iniciará el expediente de sanción. El jefe de la Oficina enviará un aviso al solicitante notificándole el inicio del expediente de sanción, al que adjuntará un Pliego de Cargos al que se deberá responder en el plazo de ocho días.

Acabado el plazo de ocho días desde el inicio del expediente de sanción, si la Oficina del Depósito Legal no ha recibido ninguna respuesta o el Pliego de descargo no ha sido suficiente, la Oficina del Depósito Legal enviará a la empresa la Propuesta de Sanción.

El editor, el vendedor o el distribuidor serán solidarios juntamente con el impresor cuando tengan en su poder ejemplares sin número de Depósito legal o ediciones de las que no se haya hecho el Depósito.

Toda declaración falsa o incompleta o, en general, toda omisión o infracción de cualquiera de los preceptos será castigada con una multa que puede llegar al quíntuple del precio de venta al público de la obra. Esto no presupondrá la exención de la responsabilidad penal exigible.

En caso de reincidencia, la multa puede ser elevada hasta sobrepasar el valor del doble de la primera sanción.

La imposición de la sanción no eximirá de la obligación de constituir el Depósito legal.

Contra la imposición de las multas, se podrán presentar los recursos legales establecidos por la ley.

¿El Depósito Legal protege mis derechos de autor?

No. Muchos autores para asegurar los derechos sobre una obra suya no publicada recurren a solicitar número de depósito legal para ella. Esto es un error. Por depósito legal deben ingresar solo obras difundidas, por ello ninguna obra que no haya sido difundida recibirá número de depósito legal ni podrá ser depositada.

Para dejar constancia de la autoría y poder defender consecuentemente los derechos de autor existe el Registro de la Propiedad Intelectual. Pero este será el tema que trataremos en la siguiente entrada…